Mini bundt cake de yuzu con glaseado de lima y mandarina

img_3839

¡Último día del verano! Soy una apasionado del sol y del calor, pero este verano entre unas cosas y otras ha sido tan agobiante que la verdad es que estoy deseando que llegue el frío. Bueno, la verdad es que el frío no. Que refresque un poquito, pero sin llegar a necesitar bufanda y abrigo. Continue reading “Mini bundt cake de yuzu con glaseado de lima y mandarina”

BlackBerry swirl bundt cake (bizcocho de remolino de moras) y más postres del Pirineo

1

Pues si, aunque el bizcocho de hoy tenga un nombre tan, pero tan british, es un postre del Pirineo con todas las de la ley. Las moras son pirenaicas totales, las recogí en agosto y las tenía congeladas. Simplemente, las dejé descongelar y las utilicé para hacer este fantástico bizcocho. ¡Ah! Y la mermelada está hecha con las mismas moras.

BLACKBERRY SWIRL BUNDT CAKE (BIZCOCHO DE REMOLINO DE MORAS)

  • 200 grs de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de polvo de hornear (Royal)
  • 2 huevos L
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 270 grs de azúcar
  • 150 ml de yogurt natural (la receta original utilizaba crema agria)
  • 150 grs aprox de mermelada de mora casera
  • Un puñado extra de moras

4

Precalentar el horno a 180 grados. Mientras el horno se calienta, enmantequillar un molde desmontable o rociarlo con spray antiadherente.

Tamizar la harina con la sal y la levadura y reservar.

En un bol aparte, batir un poco los huevos con el extracto de vainilla. Reservar.

En otro bol, batir la mantequilla con el azúcar hasta que esta adquiera un color más blanquecino y el azúcar esté bien integrado. Añadir los huevos poco a poco, batiendo hasta que estén completamente incorporados.

Añadir a la mezcla la harina en tres veces alternándola con el yogur. Hay que comenzar y acabar con la harina, es decir: harina-yogur-harina-yogur-harina.

Colocamos unas cuantas moras en el fondo del molde y volcamos la masa en el molde. Cubrimos con  la mermelada de moras. Añadimos la masa restante y horneamos.

Con una brocheta o un cuchillo de punta, hacemos remolinos en la masa para mezclar la masa y la mermelada.

Horneamos una hora aproximadamente (dependerá del horno) o hasta que al introducir una brocheta o un cake tester salga limpio. Dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Desmoldar pasado este tiempo, y dejar enfriar por completo antes de consumir.

Adaptación de la receta de Martha Stewart .

2

 

 

Victoria Sponge Bundt Cake … un clásico, con fresas, nata y mermelada de fresas

unnamed5

El decimonónico, aunque no por eso menos actual, Victoria Sponge Cake es uno de esos clásicos de la repostería británica tan, pero tan rico que no pueden faltar con el té de la tarde o con un cafelito con leche, porque aunque a mí me pirra el té, un buen café con leche y un trocito de este bizcocho puede que no sea lo más british del mundo pero no me negaréis que es lo más.

En mi opinión su éxito reside en la sencillez: un bizcocho cuatro cuartos o un genovés, mermelada, fruta y nata. Nada más … o nada menos. Tenía buen ojo la reina Victoria¡!!

Y como en casa no nos andamos con chiquitas, ni somos menos que la reina Victoria, nos homenajeamos y con esta riquísima tarta celebramos en familia el cumpleaños de mi marido. Moltes felicitats Fran!!!

Hice alguna pequeña variación respecto a la receta que utilizo habitualmente  y creo que ha quedado más rica, más esponjosa. Además, como soy una auténtica forofa de los bundt (bueno, solo tengo un molde de Nordic Ware, pero lo uso como si tuviese veinte) me ha parecido que quedaría fantástico.

Si no utilizáis un molde para bundt, las cantidades son para un bizcocho de 18-20 cms de diámetro. Podéis hornear toda la masa en un único molde y después partir por la mitad, o dividir en dos y hacer dos bizcochos.

unnamed4

VICTORIA SPONGE CAKE

Ingredientes VSC.

• 225 grs harina bizcochona (con levadura)
• 225 grs de azúcar
• 225 grs mantequilla en textura pomada (muy blandita)
• 4 huevos tamaño M (el peso ha de ser de 225 grs)
• 3 cucharadas de leche a temperatura ambiente
• 1 cucharadita de extracto de vainilla

• Mermelada de fresa para rellenar

Precalentar el horno a 180 grados. Untar con spray antiadherente y reservar.

Tamizar la harina. Reservar.Mezclar la leche con la vainilla.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen. Se consigue con un batido de aprox. 5-6 minutos, pero depende del tipo de batidora (la mía es muy sencillita y va a su aire). Añadir los huevos ligeramente batidos y uno a uno, es decir, añadir el siguiente cuando el anterior está perfectamente integrado en la mezcla. No hay que olvidar que deben estar a temperatura ambiente, no recién sacados de la nevera.

Ahora es el turno de las harinas (ingredientes secos) y la leche con vainilla (ingredientes húmedos) y la manera es la siguiente: añadir a la mezcla una tercera parte de los ingredientes secos, mezclar y añadir la mitad de los húmedos, mezclar y proseguir en este orden acabando con las harinas. No hay que batir en exceso, simplemente integrando ingredientes.

Volcar la tercera parte de la mezcla en el molde, poner unas cuantas cucharadas de mermelada y acabar de cubrir con la masa. Hornear unos 45-50 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio.

Sacar del horno y reposar 10 minutos en su propio molde. Pasado este tiempo, desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Montar la nata con azúcar, mezclar con fresas cortadas a trocitos y rellenar el agujero central del bundt. Espolvoreamos con azúcar glas y lista para servir!!!

Es conveniente guardarla en la nevera hasta la hora de consumir y sacar unos 30 minutos antes para que no esté tan fría.

Refrigerada y bien tapada nos aguantará un par o tres de días.

unnamed6

Bundt de calabaza borracho con almíbar de Pedro Ximénez, merengue y calabaza caramelizada. Reto Tía Alia y publicación El Toque Blanch

rtalia4

Soy un poco despistada y para muestra un botón, se me ha pasado el día  de publicación de reto dulce de Tía Alia. He pensado que aún tenía un par de días, pero no señor, no, … fue ayer. Igualmente, ya que tengo la receta hecha la publico porque ha quedado muy, muy rica.

Receta Alia

Viajero como es últimamente, el reto se ha desplazado este mes al blog SIN SALIR DE MI COCINA y nos ha propuesto una receta dulce muy original con bizcocho y merengue. Como hago siempre, lo reinterpreté a mi manera utilizando un bundt de calabaza y calabaza confitada y aunque este postre también quedaría perfecto substituyendo la calabaza con unas ciruelas o unos frutos rojos confitados, preferí hacerlo así para armonizar un poquito los sabores. Pero creo que si se hace con bizcocho de chocolate y naranja caramelizada o confitada quedaría riquísimo.

* Actualización del post enero 2015: esta receta fue escogida por El Toque Blanch para publicarla en su revista online. Podéis ver el artículo completo y toda la revista en la web Gremio Gastronomía Online . Aparece en la publicación de enero 2015, aunque también he participado en las anteriores.

rtalia3

BUNDT DE CALABAZA BORRACHO CON ALMÍBAR DE PEDRO XIMÉNEZ, MERENGUE  Y CALABAZA CARAMELIZADA

Para el bundt de calabaza especiada, clica aquí.

Para el almíbar de Pedro Ximénez

• 100 grs de azúcar
• 100 ml de Pedro Ximénez
• 200 ml de agua

Para el merengue francés

• 2 claras de huevo
• 100 grs de azúcar glas

Para la calabaza caramelizada

• Unas rodajas de calabaza finitas
• Pedro Ximénez
• Azúcar

Empecemos por el merengue francés. Los utensilios deberán estar limpios, secos y sin trazas de grasa. Las claras a temperatura ambiente y el azúcar tamizado.

Batimos las claras hasta que espumen y poco a poco vamos incorporando el azúcar glas hasta que el merengue esté bien montado. Se puede colocar en una manga pastelera con una bonita boquilla grande. A mí esta vez me apetecía ponerlo directamente con una cuchara para que no quedase tan perfecto. Reservar.

A continuación nos ponemos con la calabaza confitada. No os he puesto cantidades porque es muy poquito, simplemente un par o tres de rodajas cortadas finitas y dispuestas en una bandeja de horno (precalentado a 180º). Hornear unos 15 minutos, retirar un momento espolvorear generosamente con azúcar y con Pedro Ximénez y volvemos a hornear hasta que estén doraditas y muy tiernas. Dejamos entibiar.

Seguimos preparando el almíbar de PX. Poner en un cazo al fuego el azúcar y el agua y hervir durante unos 5 minutos hasta hacer un almíbar. Retirar y añadir el vino dulce.

Montaje

Cortar el bizcocho escogido con un cortapastas (redondo o cuadrado) y disponer encima de una rejilla y con un plato debajo.  Se baña bien con el almíbar y con una cucharada de azúcar y se cubre con el merengue . Lo quemamos con un soplete u horneamos en el grill 1 ó 2 minutos hasta que quede ligeramente tostado. Acabar decorando con la calabaza confitada.

rtalia1

Spicy Pumpkin Bundt Cake (Bundt cake de calabaza especiada) o mi postre para Haití

IMG_0063

El post de hoy es algo más que una receta. Os quiero explicar un poco porqué he hecho este bizcocho y a quién va “dedicado”.

Mi marido ha estado por cuestiones de trabajo un par de veces en Haití. Por lo que me ha explicado, un país especial con gente amable y siempre sonriente, aunque a veces la realidad sea dura, muy dura y los recursos escasos.

En este último viaje conoció a Pilar, una española que trabaja en la organización Entreculturas aportando su granito de arena (bueno, quien dice granito dice desierto) y coordinando esfuerzos para que los niños haitianos tengan un mayor acceso a los estudios y la formación. Su labor también se centra en dar soporte a los padres ya que la experiencia ha demostrado que unos padres implicados son el mejor ejemplo para sus hijos. Si tenéis un momento os aconsejo echar una ojeada a su web  y al fantástico proyecto La Silla Roja .

Dentro de las actividades formativas para adultos es muy importante la escuela técnica, dónde forman alumnos en cocina y repostería. Y ahí entro yo, bueno yo no, mi receta. Como soy una absoluta desconocedora de la gastronomía haitiana y de los alimentos locales, me he informado un poco y he descubierto que la calabaza es un producto muy importante en su alimentación y cultura. Así que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que la calabaza es común a ambos países, he decidido hacer un Spicy Pumpkin Bundt Cake (Bundt cake de calabaza especiada) dedicado a Haití.

IMG_0064

En breve me enviarán desde la escuela técnica la receta de un típico postre haitiano. ¡Estoy muy emocionada! Me parece interesantísimo descubrir nuevas recetas con productos que utilizamos habitualmente y a los que damos un uso diferente. Así que dentro del blog abriré la etiqueta POSTRES DE HAITÍ dónde colgaré todos los postres relacionados con este país. Y como ellos están tan ilusionados como yo con este intercambio gastronómico, COCINARÁN UNA RECETA DE LES GALETES DE L’AINA!!!!.Bufff, estoy hiperventilando!!! Dudan entre las Torrijas con helado de vainilla y almíbar de moras y la Tarta de cumpleaños de chocolate, nata y mascarpone. que hice para el cumple de mi hijo Francesc. Es cómo encajar un rompecabezas: te gusta una receta y debes encontrar los ingredientes apropiados en tu entorno.

También gracias a mi marido y por otros medios,  me enviaron la receta de un postre local (Merci beaucoup, Aurélie!) a base de boniato y que publicaré en unos días aprovechando la celebración de La Castanyada / Todos los Santos / Halloween o como he visto en algunos blogs y para unir tradiciones, la Castaween.

Hoy empezamos por un bundt con calabaza especiada: el Spicy Pumpkin Bundt Cake. Bundt es una marca registrada de la empresa Nordic Ware propietaria de estos maravillosos moldes. Si no disponéis de ellos, no pasa nada: hacedlos en el molde que mejor se adapte a vuestras necesidades o el que tengáis más a mano. Por cierto, el otro día estuve en Gadgets & Cuina en un taller estupendísimo que hizo Bea Roque de El Rincón de Bea. Me lo pasé pipa: Bea es encantadora y divertida y nos enseñó muchísimos truquitos. Y el postre de hoy es de su libro, que aproveché para comprar ese día y que tengo dedicado por ella.

Después de toooooooodo este rollo, la receta:

IMG_0061

SPICY PUMPKIN BUNDT CAKE (BUNDT CAKE DE CALABAZA ESPECIADA

  • 520 gr. harina 
  • 250 gr. azúcar moreno 
  • 250 ml. buttermilk 
  • 330 gr. puré de calabaza 
  • 4 cucharaditas polvo de hornear 
  • 1 cucharadita bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita sal
  • 1 cucharada jengibre en polvo
  • 2 cucharaditas canela
  • 1 cucharadita nuez moscada 
  • 1/2 cucharadita de clavo en polvo
  • 250 gr. mantequilla sin sal
  • 4 huevos medida L
Precalentar el horno a 175º y engrasar un molde con mantequilla o spray especial. Es la primera vez que he utilizado el spray y es una auténtica maravilla.
Tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias y reservamos.
En un bol aparte batimos la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla blanquee. Vamos añadiendo los huevos uno a uno y a velocidad baja. Es muy importante no añadir el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado. Os puede suceder que la mezcla aparezca un poco cortada, pero no pasa nada y se soluciona al añadir la harina.
Incorporamos una tercera parte de la harina y batir poco, lo justo para integrarla. Añadimos la mitad del buttermilk y continuamos en adicciones alternas de harina y buttermilk hasta acabar.
Siempre con velocidad baja añadimos el puré de calabaza. Batir bien.
Verter la mezcla en el molde engrasado. Echar en el molde siempre en el mismo sitio para que la mezcla se reparta sola. Cuando hayamos acabado nos aseguraremos con una espátula que la mezcla se ha repartido bien y no tiene aire.
Hornear unos 50 – 55 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta salga limpia.
Dejamos enfriar el molde encima de una rejilla y desmoldar pasados  10 minutos. NO 9 minutos o 12, han de ser 10.
Dejar enfriar totalmente sobre la rejilla y decorar con azúcar glas.
Importante:
Los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente.
Si no tenéis molde de bundt, no pasa nada, se puede hacer en el que más rabia os dé.
El puré de calabaza se puede obtener de dos formas: cocinando la calabaza al vapor o asándola en el horno. Yo la hice en el horno. El consejo que nos da Bea es que en cualquiera de los dos casos debemos dejar el puré escurrir sobre un colador para que elimine toda el agua posible, de lo contrario, el cake quedará muy “correoso” y pesado.
Como en ocasiones anteriores, os doy la receta del buttermilk casero: para 250 ml. de buttermilk = 250 ml. de leche con 1 cucharada de zumo de limón o vinagre. Revolver y dejar reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo estará listo para utilizar. Parecerá una leche cortada, pero ha de ser así. Yo en esta ocasión compré el buttermilk en el super.
IMG_0066

Bizcocho de mandarina y pepitas de chocolate y la receta del azúcar invertido

IMG_1053

El post de hoy es un poquito largo: no desesperéis y llegad hasta el final. Hay un poco de todo: 2 recetas en una, un agradecimiento a una amiga e información sobre el sorteo que tiene en su blog. Así que paciencia por favor.

Empezemos por el principio. Estaba buscando bizcochos algo originales y que se saliesen un poquito de la norma común y me encontré con esta maravilla en el blog Webos fritos.

Añadí pepitas de chocolate y el resultado fue estupendísimo. La variación sobre la receta original fue el azúcar invertido. He leido bastante sobre el tema y aunque mi intención era utilizarlo para hacer helado, vi que también se podía substituir una parte de la receta con esta preparación.

IMG_1054

De hecho, las propiedades del azúcar invertido son muchísimas: retiene la humedad en bizcochos y panes, por lo que estos son más esponjosos y duran tiernos más días. También se puede utilizar para dar brillo a preparaciones ya acabadas. Evita la cristalización en los helados y estos resultan más cremosos y fáciles de manejar. El porcentaje de azúcar que debéis substituir es aproximadamente un 50% en  panadería, en heladería un 25% y en bollería y pastelería aproximadamente un 15%. Es muy sencillo de preparar y sale mucha cantidad, que en un bote limpito y bien cerrado aguanta aproximadamente un año. Sólo puedo decir que el bizcocho ha quedado tan esponjoso y suave que se come sin pensar.

Aprovecho la publicación de hoy para agradecer a Pilar del blog Cenefa de flores la amabilidad que ha tenido en regalarme un alfiletero confeccionado por ella. Es precioso y me ha hecho muchísima ilusión. No dejéis de visitar su blog: es interesante a todos los niveles, tanto culinario, como sus magníficos bordados. ¡Es una auténtica artista!.Y además, ahora tiene sorteo.

IMG_1095
¿A qué es chulo?

BIZCOCHO Y CUPCAKES DE MANDARINA

  • 5 huevos medianos
  • 210 grs de azúcar
  • 40 grs de azúcar invertido
  • 1 mandarina grande o 2 pequeñas
  • 100 grs de aceite de oliva virgen extra
  • 1 yogur de limón
  • 250 grs de harina de repostería
  • 12 grs de levadura
  • 1 pizca de sal
  • La ralladura de 1 mandarina
  • La ralladura de 1 naranja
  • La ralladura de ½ limón
  • Azúcar glas para adornar

AZÚCAR INVERTIDO

  • 150 ml de agua mineral
  • 350 grs de azúcar blanquilla
  • 1 sobre morado (bicarbonado sódico) y 1 sobre blanco (ácido málico y ácido tartárico) de gasificante para repostería marca Mercadona o el del envoltorio azul de El Tigre.

Antes de empezar con la preparación del bizcocho, hacemos el azúcar invertido ya que necesitamos que se enfríe y repose para poder utilizarlo.

PREPARACIÓN AZÚCAR INVERTIDO

Ponemos el agua en el fuego con el azúcar y el sobre blanco y lo llevamos a ebullición sin dejar de remover. Apartamos del fuego y esperamos a que alcance los 50º. Para esto va estupendo un termómetro de cocina, pero si no lo tenéis (como es mi caso) esperad unos 10/15 minutos hasta que esté todavía caliente sin llegar a quemar en exceso. Añadimos el sobre de bicarbonato (el morado) y mezclamos bien. Producirá espuma y el líquido será un poco turbio. Si lo dejáis reposar la espuma desaparecerá y la preparación se volverá transparente y adquirirá un suave color caramelo. Envasado aguanta aproximadamente un año.

IMG_1099

Y ahora, el bizcocho.

PREPARACIÓN BIZCOCHO DE MANDARINA

Precalentar el horno a 180º.

Separamos las claras de las yemas y las ponemos en dos cuencos diferentes. Al bol de las yemas le añadimos el azúcar y el azúcar invertido y batimos (batidora de varillas) hasta que aumente de tamaño.

Pelamos la mandarina teniendo mucho cuidado en no dejar nada de la parte blanca de la cáscara y la cortamos en dados muy, muy pequeños que añadiremos a la mezcla de yemas y azúcar. Batimos 5 minutos más.

IMG_1059

Incorporamos el aceite y el yogur de limón y prolongamos el batido 1 minuto más.

Añadimos la harina tamizada con la levadura  y las ralladuras de los cítricos. Mezclamos hasta su total integración.

Montamos las claras a punto de nieve (añadimos una pizca de sal).

Con ayuda de una espátula de goma vamos incorporando las claras a la mezcla de yemas, harina, etc. Esto debemos hacerlo con movimientos envolventes y en 3 ó 4 veces. Añadimos las pepitas de chocolate.

IMG_1061

Engrasamos el molde y vertemos la masa.

El tiempo de horneado es de 35 minutos en la rejilla media del horno.

Dejamos enfriar 10 minutos dentro del molde. Pasado este tiempo lo desmoldamos y pasamos  a una rejilla, y cuando esté frío, le espolvoreamos azúcar glas.

IMG_1062

Red Velvet Bundt Cake de cumpleaños

Los cupcakes Red Velvet son mis favoritos y cuando tuve que decidir que pastel de cumpleaños me hacía pensé en  un Red Velvet a lo grande. Y además en el molde de bundt que me parece una preciosidad. Lástima que los de Nordic Ware  sean un poco caros, porque me los compraría todos.

Bea, de El Rincón de Bea tiene recetas estupendas con bundts, así que seguí la del red velvet. Os la aconsejo, medidas e indicaciones perfectas, como todas sus recetas.

Consta de varias partes: la receta del Red Velvet Bundt, los pasos para hacer buttermilk y también las posibles coberturas:  glaseado y frosting de queso. Cuatro en uno.

Podéis utilizar la misma receta para hacer cupcakes.

RED VELVET BUNDT CAKE

  • 240 ml. aceite de oliva suave
  • 240 ml. buttermilk (puede ser comprado en el supermercado o casero. Al final de la receta os indico cómo hacerlo)
  • 2 huevos XL
  • 2 cucharadas de colorante rojo
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de extracto de vainila
  • 3/4 cucharadita sal
  • 1 cucharadita bicarbonato sódico
  • 40 gr. cacao en polvo ( utilizo VALOR)
  • 350 gr. harina todo uso
  • 250 gr. azúcar

Precalentar el horno a 175º.

Engrasar un molde Bundt. Lo podéis hacer con spray engrasante o pincelando todo el molde con aceite, teniendo mucha precaución de no dejar ningún rincón sin untar.

Batir durante aproximadamente 1 minuto a velocidad media el aceite, buttermilk, huevos, colorante, vinagre y extracto de vainilla. Los ingrediente han de quedar bien mezclados.

Tamizar la harina, el azúcar, la sal, el bicarbonato y el cacao en polvo.

Añadir los ingredientes sólidos a los líquidos en tres veces, poco a poco a velocidad baja, para que la masa no se quede grumosa. En el momento en que veamos que están integrados, dejar de batir. No es conveniente un exceso en el batido.

Poner en el molde bundt engrasado y hornear durante aprox. 45 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta salga limpia.

Dejar enfriar en el molde sobre una rejilla 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldar boca abajo y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

Preparación buttermilk

Si no hemos encontrado el buttermilk o preferimos hacerlo casero, la receta que utilizo es la siguiente:

  • Echar 1 cucharada de zumo de limón o vinagre blanco a 250 ml. de leche y dejarla reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente.

Tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido. Ésta es la textura correcta. Mezclar y utilizar.

El bundt se puede rellenar/decorar con frosting de queso  y/o con un glaseado que es la opción por la que me decidí.

Preparación glaseado

  • 80 grs. azúcar glas
  • Un poco de agua

Añadir poco a poco agua al azúcar hasta conseguir una textura espesa que distribuiremos por encima del bundt con una cucharita.

Montaje del bundt

Una vez el bundt esté frío, dejar caer la glasa por la parte superior con una cucharita. Quedará como una montaña nevada.

Si no os apetece ni la glasa, ni el frosting, podéis espolvorear con azúcar glas. Es un bizcocho taaaannnn agradecido que queda siempre bien.

Y ñam, ñam … listo para degustar.