Clafoutis de cerezas

IMG_2275

Hace un tiempo preparé un clafoutis de fresas y arándanos, pero me quedó el regustillo de hacer el clásico entre los clásicos: el de cerezas. Y no hay más que decir, para celebrar el cumpleaños de mi hermano (Tranqui tete, que te guardo el secreto de la edad!) preparé un clafoutis que quedó con un sabor espectacular, pero ¡por Dios! que alguien invente rápido cómo quitar los huesos de las cerezas sin tener que ir una por una y acabar con las manos pringadísimas y de color rojo sangre. Nada más acabar con mi súplica y cuando ya había deshuesado las cerezas me encontré con esta maravilla en la tienda de Maria Lunarillos. No dejaré pasar ni un día más, mañana mismo me lo pido.

Por lo visto, los legales propietarios de la receta o sea los franceses, no quitan los huesos a las cerezas, alegan que el sabor es mejor y además no se tiñe la tarta de rojo. Pero yo no me veo en una comida familiar dejándote un diente en un descuido o disimulando con ese hueso de cereza en la boca para arriba y para abajo, intentando aprovechar un despiste de los comensales para ponerlo plato.

IMG_2273

Recetas hay muchas, no, lo siguiente. A mí me convenció la que encontré en el blog de Maria Lunarillos por su facilidad y combinación de sabores. Juzgad vosotr@s mism@s.

Como es habitual en mí modifiqué algunas cosas del original, pero mínimamente.

CLAFOUTIS DE CEREZAS

  • 500 g de cerezas
  • 30 g de azúcar moreno
  • 3 huevos
  • 300 ml de leche semi
  • 100 g de azúcar
  • 60 g de mantequilla + un poco más para el molde
  • 50 g de harina de almendras
  • 50 g de harina normal

Precalentar el horno a 150 º.

Lavar las cerezas, secar, quitar el rabito y deshuesar. Reservar.

Enmantequillar un molde de aprox. 27 cms de diámetro y espolvorear el azúcar moreno.

Batir en un bol los huevos con el azúcar hasta que la mezcla esté espumosa y blanquecina.

Derretir la mantequilla en el microondas. No hay que dejar que se caliente demasiado, poner 30 segundos y remover bien. Añadir a la mezcla de huevos y azúcar y después las harinas, removiendo hasta que esté todo bien integrado  y sin grumos. En este punto verter la leche y volver a mezclar bien.

Disponer las cerezas en el molde y añadir la mezcla anterior. Introducir en el horno 50 minutos, aunque los últimos 2-3 minutos podemos utilizar el grill para conseguir un acabado dorado perfecto.

IMG_2270

 

 

 

Helado de cerezas

IMG_2277

“¡El mejor helado que he comido en mi vida!” Esta es la expresión que me ha regalado Aina cuando ha probado el helado de cereza que he preparado. Y ella entiende de esto. Y no es porque sea mi hija, no, es que es una profesional del tema. Y el halago ha servido para olvidarme del antipático trabajo de quitar los huesos de las cerezas uno a uno ¡¡¡ qué ha llegado un punto en que he pensado en dejarlos y decir que eran Lacasitos!!! Tenía un aparatejo pero se rompió y no me acordé de substituirlo.  Me he arrepentido amargamente y mucho … porque además del helado he preparado un clafoutis ¡de cerezas! (post en breve).

El color del helado es 100% natural. He alguna receta he visto que añaden unas gotas de colorante y yo había decidido no hacerlo para que fuese lo más natural posible. Pero no ha hecho falta: las cerezas han dado un rosa tan intenso al helado que visualmente resultaba muy atractivo y luego al probarlo … En fin, que mañana me iré a buscar el aparato sacahuesoscerecil para poder hacer más.

IMG_2281

He hecho la receta con la heladera, pero ya sabéis que no es en absoluto imprescindible. Durante mucho tiempo he hecho los helados poniendo la mezcla en un recipiente en el congelador y removiendo cada media hora aproximadamente. Y quedan fantásticos.

HELADO DE CEREZAS

  • 350 grs de cerezas
  • 3 yogures griegos
  • 90 grs de azúcar blanca
  • 25 grs de azúcar moreno
  • Unas gotas de esencia de vainilla

Lavar las cerezas, secar bien y quitar los rabitos y el hueso.

Poner en un bol las cerezas, los dos tipos de azúcar y la vainilla. Dejar macerar una media hora. Pasado este tiempo, poner al fuego y cocinar hasta que las cerezas estén blanditas. Reservar.

Cuando estén tibias, añadir los yogures y triturar hasta tener una mezcla fina y sin trozos.

A partir de aquí, actuaremos de dos maneras diferentes dependiendo si lo hacemos con heladera o no.

SIN HELADERA

Verter la mezcla en un recipiente y colocar en el congelador. Remover con unas varillas cada 30 minutos hasta que el helado tenga la consistencia adecuada.

CON HELADERA

Seguir las instrucciones del fabricante, pero cuando se trata de heladeras sencillas como la mía de Lidl creo que básicamente las indicaciones son las mismas:

  1. Acordarse 24 horas antes de poner el recipiente en el congelador
  2. Refrigerar durante una hora la mezcla del helado
  3. Montar la heladera, ponerla en marcha y verter la mezcla refrigerada. Dejar la heladera en funcionamiento durante unos 45 minutos
  4. Y ya está.

Pasado este tiempo el helado está listo para tomar. Y si sobra (que no será el caso) lo guardáis en un recipiente en el congelador.

IMG_2278