Pastel de cumpleaños de Madeira Sponge Cake (MSC) con escudo del R. Valladolid

¡Cumpleaños feliz papi! No voy a decir cuántos cumple, pero está hecho un chavalote. Y para celebrarlo en familia, que mejor que un pastel de cumpleaños feliz.

Tenía pensado utilizar como en otras ocasiones el Victoria Sponge Cake (VSC) pero finalmente me decidí por otro clásico: el Madeira Sponge Cake (MSC).

Es firme y aguanta muy bien el peso del fondant, aunque la verdad es que cualquiera de los dos cakes me gusta. Con el VSC no he tenido nunca problemas, el MSC es un poquito más compacto, pero la verdad es que ambos son fantásticos para recubrirlos con fondant y con el almíbar de vainilla quedan muy esponjosos. Creo que lo mejor es que probéis los dos y decidáis.

A mi me gusta mucho con esencia de vainilla, pero admite muchísimas combinaciones: con gusto de limón, naranja, rosas …

Lo que realmente me funciona (esto sirve para cualquiera de los dos bizcochos) es hacerlo con antelación y cuando está completamente frío envolverlo en film transparente y congelarlo. Unas horas antes de decorarlo se saca del congelador y queda como recién hecho. Si no queréis congelarlo, al menos intentad hacerlo con un día de antelación para que pueda reposar y aposentarse bien la miga.

Hay que tener en cuenta que es un bizcocho bastante compacto y necesita un almíbar que le de esponjosidad.

Monté la tarta con el almíbar que ya os he comentado, ganache de chocolate y una buena mermelada de fresa. Aunque soy una apasionada de las mermeladas caseras, en este caso no tenía, pero utilicé una riquísima de frambuesa (marmelada de jordons en aranés)  que me habían traido de Vielha. Y fondant, por supuesto.

Importante como siempre que hacemos un bizcocho o magdalenas o galletas es que los ingredientes estén a temperatura ambiente.

Utilicé un único molde y después corté el bizcocho. Otra opción es pesar la masa y dividir en tanta porciones como moldes iguales utilicéis. El horneado no será tan prolongado.

MADEIRA SPONGE CAKE (Para molde de 20/24 cm)

  • 4 huevos
  • 200 grs de mantequilla sin sal
  • 200 grs de azúcar
  • 300 grs de harina
  • ½ sobre de levadura química
  • 1 pellizco de sal
  • Sabor al gusto

Precalentar el horno a 160º y preparar el molde untándolo de mantequilla y espolvoreando harina. Volcar el molde y golpear para quitar el exceso de harina. Reservar.

Tamizar los ingredientes secos: harina, levadura y sal y reservar.

Poner en el bol de la batidora la mantequilla con el azúcar y batir hasta que la mezcla blanquee y aumente un poquito de volumen. Sin dejar de batir añadir los huevos uno a uno. No poner el siguiente hasta que el anterior no esté completamente integrado.

Llegados a este punto, añadir la mezcla de ingredientes secos cucharada a cucharada, sin dejar de batir y de la misma manera que hemos hecho con los huevos, es decir, no añadir más hasta que la harina anterior no esté integrada.

Verter la mezcla en el molde y hornear. Programar 45 minutos. Pasado ese tiempo, pinchar para ver que tal va la cocción. Es un bizcocho denso y de cocción lenta y lo más probable es que tengáis que ir añadiendo minutos. Yo lo hago de 10 en 10 hasta que la cocción ha finalizado (tardé aproximadamente una hora y media).

Sacar del horno. Dejar entibiar y desmoldar en una rejilla hasta que esté completamente frío. Como ya os he comentado lo congelé, pero si no podéis o no queréis, necesita estar completamente frío antes de decorarlo. Y mejor con un día de antelación.

Almíbar de vainilla

  • 50 grs azúcar
  • 50 ml agua
  • Extracto de vainilla

Poner a hervir el agua con el azúcar hasta hacer un almíbar no demasiado espeso. Retirar del fuego y añadir la vainilla al gusto. La cantidad depende de si es en polvo, pasta o líquido. Bañar el bizcocho cuando el almíbar esté completamente frío.

Ganache de chocolate

  • 175 grs de chocolate de postre para fundir
  • 175 grs de nata líquida
  • 40 grs de mantequilla

Se pone la nata a calentar y antes de que hierva se retira del fuego. Se añade el chocolate y se mezcla bien. Cuando esté integrado se añade la mantequilla.

Es conveniente preparar la ganache con un par de días de antelación y una vez fría, conservar en la nevera hasta el momento de su utilización. Ahora que ya lo tenemos todo, vamos a la preparación y montaje.

Quitar el copete o la capa superior al bizcocho. No os preocupéis, no se desperdicia, siempre hay alguna alma caritativa dispuesta a dar buena cuenta. Otra opción es utilizar este bizcocho recortado para hacer cake pops.

Rascar los laterales con un rallador. Así lo igualáis y al cubrir con el fondant no se notarán las imperfecciones. Como la parte inferior del bizcocho está más perfecta le daremos la vuelta y así la parte superior que hemos cortado quedará abajo

Con una lira o un cuchillo largo cortar el bizcocho en tantas capas como queráis.

Con un pincel bañar con almíbar cada una de las capas. Sed generosos, ganará en esponjosidad.

Ir untando las capas con mermelada de fresa para montar de nuevo el bizcocho.

Cubrir completamente los laterales y la parte superior con el ganache de chocolate. Reservar en la nevera para que coja cuerpo el chocolate y sea más fácil cubrir con el fondant.

Si es el caso, teñir el fondant y estirar. Con el rodillo alisar un poco, levantar, volver a estirar, volver a levantar y así sucesivamente hasta tener el grueso y la medida deseados. Para que el fondant no se quede enganchado en la superficie podéis espolvorear un poco de azúcar glas.

Una vez el fondant esté listo y con el bizcocho ya fuera de la nevera, envolver el fondant en el rodillo y cubrir el MSC. Es muy moldeable, como una plastilina y no os costará ir adaptándolo a la forma del bizcocho. Finalmente recortar el sobrante con un cortapizzas y ya está. A partir de aquí, vuestra imaginación al poder: flores de fondant, pequeñas galletas decoradas, glasa, confeti comestible … hay tantas opciones que no encontraréis dos pasteles iguales.

Como el pastel era para mi padre y es de Valladolid, hice un escudo del Real Valladolid con fondant y los detalles más pequeños con glasa. Realmente no fue tan difícil como me temía en un principio y el resultado más que satisfactorio. Para otra ocasión, tengo en mente otro escudo, me asesoraré un poquito más porque supongo que debe haber algún tipo de pasta de moldeado más apropiada.

Las letras las hice con un rotulador comestible negro

Busqué en internet un escudo y lo imprimí en cartulina en la medida que se me adaptaba al pastel. Después fui recortando por partes el escudo central, la corona y la silueta de las hojas. Con estos moldes y un cuchillo de punta finita recorté en el fondant las siluetas. A partir de aquí, a ir decorando. Como empecé con el escudo sin tener la tarta, hice un círculo grande de fondant blanco para ir enganchando las piezas de mi rompecabezas-escudo. Los detalles de la corona y también algunos en la parte central los hice con glasa. Y ya está …

5 thoughts on “Pastel de cumpleaños de Madeira Sponge Cake (MSC) con escudo del R. Valladolid

  1. I’ve been exploring for a bit for any high quality articles or blog posts on this kind of area . Exploring in Yahoo I at last stumbled upon this site. Reading this info So i’m happy to convey that I’ve an incredibly good uncanny feeling I discovered just what I needed. I most certainly will make sure to do not forget this web site and give it a glance on a constant basis.

  2. jolin k bn te a salido xD si a mi mm mandaran a hacer algun escudo no m sale tan bn xD siempre me salen echos un curro TT^TT… ahora enserio te a kedado genial da pena hasta comersela jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s