Panna cotta de caramelo de vainilla

Hacer postres en estos días de tanto calor es un reto. Buscas algo ligero, fresco y que no incluya mucho tiempo de cocción u horno para evitar morir deshidratada en el intento. Así que me decidí por Panna cotta. Hice de dos tipos: de caramelo de vainilla y panna cotta de mermelada de moras con caramelo de moras. La de mermelada de moras la colgué hace unos días. En este post os dejo la primera.

PANNA COTTA DE CARAMELO DE VAINILLA

• 4 hojas de gelatina ó 6/7 grs

• 500 ml nata líquida

• 3 cucharadas de caramelo de vainilla (fuí generosa, 3 cucharadas son 3 cucharadas y utilicé de la marca Vahiné que encontré en Andorra – CARAMEL SAVEUR VANILLE)

• 150 grs de azúcar glas

Introducir en un bol, con agua muy fría, las hojas de gelatina al menos 10 minutos. Reservar.

Poner en un cazo junto a la nata, el caramelo de vainilla y el azúcar glas. Calentar a fuego bajo, sin llegar a hervir.

En este punto, añadir las hojas de gelatina bien escurridas. Mezclar hasta que se hayan integrado.

Colar para evitar los restos y repartir en recipientes individuales o en uno grande.

Refrigerar un mínimo de 5-6 horas.

Antes de servirla: sumergir el recipiente en agua caliente para que se despegue de los laterales.

Se puede acompañar con caramelo líquido, chocolate líquido, dulce de leche, fruta fresca, nata montada, coulis de frutas … o una combinación de varios. De hecho, permite cualquier tipo de acompañamiento.

En este caso, la he combinado con caramelo de vainilla y unos higos para adornar.

Mermelada de moras

Mermelada casera de moras!!!!!!!!  Yo sigo con mis mermeladas caseras. Me encantan! Siempre tengo excusa: que si hemos ido a la montaña y hemos regresado con moras, que si los melocotones están en su mejor momento y compro un montón, que si, que si …

La de hoy es de moras. Un clásico en casa en tiempo de verano. Aunque este año no sé si es por el calor tan tremendo que ha hecho (y que está haciendo), en el Pirineo catalán nos ha costado encontrar moras medianamente grandes. A ver si llego a tiempo de una segunda recolección.

Y otro clásico de mis mermeladas: el azúcar moreno. Seguro que no es necesario, pero encuentro que mezclado con el azúcar normal mejora el sabor.

No dejéis de decirme qué os parece si os animáis a hacerla.

MERMELADA DE MORAS

  • 500 grs. de moras
  • 200 grs de azúcar blanquilla
  • 150 grs de azúcar moreno
  • El zumo de medio limón
  • 1 rama de canela

Lavar bien las moras y quitar los rabitos. Poner en un recipiente, cubrir con el azúcar, el limón y la canela. Mezclar bien y dejar reposar 24 horas en la nevera.

Pasado ese tiempo, poner al fuego y llevar a ebullición aproximadamente 30 minutos o hasta que nos parezca que la textura es la correcta. Retirar  la rama de canela y envasar.

Si os gusta con una textura fina, se puede triturar. Y si os gusta requetefina, a pasarla por el chino.

Si hacéis cantidad, lo mejor es envasar al vacío. Aquí está el enlace a mi mermelada de fresas con pimenta rosa  donde explico cómo hacerlo.

Panna cotta de mermelada de moras con caramelo líquido de moras.

Aprovechando que tenía celebraciones suegriles (léase el santo de mi suegra y el cumpleaños de mi suegro) me decidí por algo refrescante como la panna cotta. Hice de dos tipos: de caramelo con sabor a vainilla y  de mermelada de moras.  En este post os dejo la segunda y en cuanto disponga de un poco de tiempo, cuelgo la de caramelo de vainilla.

Las  bandeloras de felicitación las hizo mi hija Aina. Se nota ¿verdad? Han quedado insuperables.

PANNA COTTA DE MERMELADA DE MORAS CON CARAMELO DE MORAS

  • 4 hojas de gelatina ó 6/7 grs
  • 500 ml nata líquida
  • 6 cucharadas de mermelada de moras casera
  • 100 ml de leche

Introducir en un bol, con agua muy fría, las hojas de gelatina al menos 10 minutos. Reservar.

Poner en un cazo junto a la nata, la leche y la mermelada. Calentar a fuego bajo, sin llegar a hervir.

En este punto, añadir las hojas de gelatina bien escurridas. Mezclar hasta que se hayan integrado.

Colar para evitar los restos y repartir en recipientes individuales o en uno grande.

Refrigerar un mínimo de 5-6 horas.

Antes de servirla: sumergir el recipiente en agua caliente para que se despegue de los laterales.

Se puede acompañar con caramelo líquido, chocolate líquido, dulce de leche, fruta fresca, nata montada, coulis de frutas … o una combinación de varios. De hecho, permite cualquier tipo de acompañamiento.

Yo acompañé la panna cotta con “caramelo líquido de moras”. Lo pongo entre comillas porque no sé realmente como se llama. Os explico: cuando hice la mermelada (receta AQUÍ) guardé en un bote un poco del líquido que quedó de la cocción antes de pasarlo por la batidora. Esto es mi “caramelo líquido de moras”.

Os presento mi “caramelo líquido de moras”

Realmente quedó con un punto de dulzor muy bajo, ya que todo el azúcar que llevaba era el de la mermelada de moras. Es una cuestión de gustos y si os apetece que sea más dulce simplemente hay que añadir azúcar glas a la mezcla antes de poner la gelatina y refrigerar.

Cupcakes de caramelo y Lacasitos

Hace calor, mucho calor, muchísimo calor y nadie en su sano juicio es capaz de encender el horno con la que está cayendo. Pero como nadie, es mucho decir, aquí estoy yo, en pleno subidón de agosto horneando cupcakes. Vaya, que si me quejo y sudo la gota gorda es por gusto y como “sarna con gusto no pica …”, pués a aguantarse.

La  inspiración me vino de una receta de Alma y después de su correspondiente tuneo quedó como os la cuento. De la receta original cambié el confetti por Lacasitos (para conseguir confetti y otras lindezas reposteras debo trasladarme fuera de dónde estoy pasando las vacaciones y la verdad, no me apetecía nada). También modifiqué la cantidad de azúcar y substituí la vainilla por caramelo líquido. Para la cobertura de queso utilicé mi receta de siempre. Ummmmm …. riquísimos!!!!!

CUPCAKES DE CARAMELO Y LACASITOS

Cupcakes

  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar blanco
  • 3 huevos L
  • 200 g de harina
  • 1 cucharadita y media de levadura Royal
  • 120 ml de leche semidesnatada
  • 2 cucharaditas de caramelo líquido
  • Lacasitos

Almíbar

  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de caramelo líquido

Frosting de queso

  • 400 grs de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 125 grs de mantequilla
  • 200 grs de azúcar glas

Precalentar el horno a 180º (160º si es con ventilador).

Preparar la bandeja para cupcakes con las cápsulas de papel. A mi me salieron 9 grandes y 9 pequeños. Tamizar la harina con la levadura química en un bol y reservar. Batir la  mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare. Añadir los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen. En este punto se agrega la mitad de la harina y se bate a velocidad baja hasta que se incorpore. A continuación, añadimos la leche mezclada con el caramelo líquido y volvemos a batir. Agregamos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

Ahora añadimos los Lacasitos y los integramos suavemente (a mano, no con batidora).

Repartir la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3.  Como ya os he comentado en alguna ocasión, utilizo un aparatejo para hacer bolas de helado y así la cantidad en cada cápsula es la misma. Y ahora, he probado con el utensilio de hacer bolas de melón y he descubierto que dos medidas son las que necesito para una cásula pequeña.

Mis medidores oficiales de masa para cupcakes

Horneamos 22-25 minutos las grandes y 15 minutos las pequeñas o hasta que un palillo salga limpio.

Mientras se hornean los cupcakes, preparamos el almíbar en un cazo, calentando el azúcar con el agua hasta que la mezcla hierva. Retiramos del fuego, incorporamos el caramelo líquido. Sacar los cupcakes del horno, pinchar su superficie varias veces con un palillo y los pintar con el almíbar. Enfriar los cupcakes en el molde 5 minutos y después pasar a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.

Para hacer el frosting lo primero que hay que hacer es tamizar el azúcar glas.

En el cuenco de la batidora batir a poca velocidad el queso muy, muy frío con el azúcar hasta conseguir una textura firme (aproximadamente 3 minutos).

Derretir la mantequilla en el microondas, función descongelación. Ha de quedar derretida, pero no caliente.

Añadir la mantequilla a la mezcla de queso y azúcar, batiendo a poca velocidad unos 3 minutos hasta que adquiera una consistencia firme.

Y ya está, montamos el cupcake poniendo el frosting en una manga pastelera para hacer una bonita decoración y unos confetti pequeñitos por encima. De rechupete!

Alma (Objetivo cupcake perfecto) dice que estos cupcakes la ponen de buen humor. A mí también, ¿será porque estoy de vacaciones?????????

Santo de Aina y tarta de helado con cucurucho estrellado

Hace unos días tuvimos celebración en casa:  el santo de mi hija y el mío. Así que hice algunas cositas dulces para picar, aunque lo más original fue una tarta de helado. Fácil, rápida y original. Lo tiene todo.

La idea no es mía, la vi en la red hace tiempo en la web www.recetin.com.

También preparé unos mini Lemon Pie que llevé al trabajo y un Bizcocho con Nutella tuneado, es decir, modifiqué la Nutella por chocolate de postre (Valor, gotas de chocolate con leche para fundir)  y nata en lugar de leche. Aunque bien pensado, también debería cambiar el nombre del postre. A partir de ahora se llamará Bizcocho de Nutella Tuneado.

TARTA DE HELADO CON CUCURUCHO ESTRELLADO

  • 1 tarrina grande de helado de vainilla
  • 1 barra de helado de nata
  • Chocolate de postre (puse Gotas de chocolate con leche para fundir de la marca Valor)
  • Un cucurucho de helado de chocolate
  • Confetti de colores comestible

Dejar fuera de la nevera del helado de vainilla. Cuando esté bastante deshecho batir un poco con las varillas manuales y poner la mitad en un molde redondo. Introducir en el congelador hasta que empiece a tener cuerpo.

Mientras el helado de vainilla está en la nevera, poner a deshacer la barra de helado de nata.

Sacar del congelador el helado de vainilla y verter por encima el de nata. Volver a poner en el congelador.

Cuando tenga suficiente cuerpo, cubrir con el helado de vanilla restante. Congelar.

Sacar unos minutos antes de consumir. Desmoldar y poner en un plato. Mientras deshacer el chocolate y cuando esté tibio poner por encima del helado. Adornar con el cucurucho y el confetti de colores.

Evidentemente las variaciones de este postre son infinitas. Yo escogí estos sabores porque son los que más gustan en casa. También se puede hacer una ganache de chocolate en lugar de las Gotas de chocolate.